Decaimiento vespertino

Este decaimiento súbito es una función normal, saludable y esperada de nuestros ritmos circadianos, los relojes biológicos internos que regulan nuestros sistemas de sueño/vigilia.

Decaimiento vespertinoCuándo consultar a su médico

  • El decaimiento vespertino le invade regular e irresistiblemente, aun cuando esté manteniendo un horario regular de sueño.
  • Su decaimiento continúa por la tarde y aun por la noche, durante un período de dos o más semanas.
  • Su decaimiento vespertino, afecta su rendimiento laboral y su seguridad (por ejemplo, cuando tiene que manejar u operar equipo pesado).

Se levante y brilla con el nuevo día, listo para enfrentarse al mundo. Hace sus tareas de la mañana como una ráfaga de fuego, y después, en la tarde, se queda sin energía.

¿Qué podría haber causado que su nivel de alerta y de energía se vaya en una picada extraordinaria? ¿Algo serio? No es probable.

Este decaimiento súbito es una función normal, saludable y esperada de nuestros ritmos circadianos, los relojes biológicos internos que regulan nuestros sistemas de sueño/vigilia.

Por las mañanas, estamos frescos después de una noche de sueño y nuestra energía y grado de alerta están en su nivel pico. Hay un bajón a la mitad de la tarde, cuando reaparece el sopor, nuestra zona natural de siesta. Después, al anochecer, nuestro nivel de alerta por lo regular vuelve a subir.

Los individuos difieren en el grado en que el decaimiento los afecta. Generalmente la profundidad del bajón está en función de su somnolencia y de la cantidad de sueño que tiene por la noche. Si la falta dormir, y ante una situación de inactividad, su nivel de alerta bajará y se sentirá muy somnoliento cuando esté en su zona de siesta, por lo general entre la 1:00 y las 3:00 p.m. Si el decaimiento lo golpea muy fuerte, podría significar que sólo tiene una tendencia a la siesta extremadamente fuerte. Pero también podría significar que se está privando crónicamente de un sueño reparador por la noche.

Si en realidad está falto de sueño, ese bajón normal puede tomar el tamaño del Gran Cañón. Para la mayoría de nosotros, el bajón representa unos cuantos bostezos y un inconveniente  ocasional. Pero si nota que está cabeceando en su escritorio o luchando por permanecer despierto al manejar, tómelo como una señal de alerta de que el sueño que está teniendo es inadecuado. Esos bajones profundos y poderosos generalmente son la forma que tiene el cuerpo de decirle que deje de quedarse hasta tan tarde, de levantarse tan temprano y de mantener un horario irregular. Pero para algunos puede ser la señal de un desorden del sueño más serio, que está evitando que los poderes restauradores de éste puedan trabajar a fondo. Una posibilidad sería la apnea del sueño, un desorden serio que incluye episodios en que se interrumpe la respiración.

Su comida del mediodía también puede llevarle a ese letargo vespertino. Está demostrado que un almuerzo alto en carbohidratos y bajo en proteínas puede producir un decaimiento de energía vespertino y una disminución del grado de alerta, pues eleva los valores cerebrales de serotonina, una sustancia que nos hace adormecernos.

Alivio del síntoma

El decaimiento vespertino puede no ser un síntoma prioritario, pero no se debe descartar a la ligera. La reducción del nivel de alerta puede llevar a la baja productividad, así como a los accidentes industriales y de tráfico. Aquí hay algunos energéticos que puede usar para recargar su batería y escabullirse del decaimiento vespertino.

Camine

Una caminata rápida de 10 minutos aumenta la energía con más rapidez y a un mayor grado que los dulces y bocadillos. Ocurre un despertar general del cuerpo, que activa en número de sistemas diferentes en la mente y el cuerpo para producir un efecto de levantamiento hasta por dos horas.

Tome una siesta

Si la situación lo permite, escuche el llamado de la Madre Naturaleza y dé unas cuantas pestañeadas. Una siesta breve puede ser muy vigorizante. Una buena regla para las siestas es que nunca deben ser de más de una hora y nunca después de las 4:00 p.m.

Duerma lo suficiente la noche anterior

Si le falta dormir, es más probable que se enfrente con el bajón circadiano. El tener sueño adecuado por la noche y mantener patrones regulares de sueño puede disminuir la gravedad.

Reacomode su horario

Programe las actividades más pasivas como manejar, leer y realizar papeleo durante la mañana y avanzada la tarde, cuando está más alerta. Use el período de decaimiento para enlazar actividades sociales como hablar por teléfono, interactuar con sus compañeros y hacer tareas físicas.

No omita el desayuno

La omisión del desayuno crea un gran vacío de energía que sentirá durante todo el día, aunque coma un buen almuerzo. Empiece con un buen desayuno de cereal, bajo en grasas, fruta fresca, pan integral tostado y leche descremada. No puede fallar.

Coma un almuerzo balanceado

El almuerzo ideal es el que tiene un balance de proteína y carbohidratos. Un buen ejemplo de comida alta en energía para combatir el decaimiento sería una combinación de pescado, pasta, arroz, papa horneada, ensalada de frutas, vegetales, carne magra o sopa.

Evite el martini al mediodía

El alcohol es un depresivo y como muchas otras drogas, puede golpearlo como una tonelada de ladrillos.

Evite bocadillos con azúcar

Después de un breve aumento de energía, el azúcar produce un aumento en el cansancio. Los caramelos y la comida chatarra pueden ser convenientes, pero también pueden llevarse su decaimiento a nivel más profundo. La fruta fresca o las palomitas de maíz son un bocadillo más recomendable.

Beba café o refresco

La cafeína es un poderoso estimulante que puede ayudarle a pasar por este período. Cuide de no excederse con el  café de la mañana: el alza que obtiene con más de cuatro tazas puede hacer que se arrastre al principio de la tarde, empeorando el decaimiento.

Recomendar y compartir



Temas relacionados