Cuello (Dolor de)

Creemos que el gran problema con el cuello y el resto de la columna es que las articulaciones se mantienen en una posición extrema durante un período largo y que ese estrés y tensión eventualmente conducen al dolor.

Dolor de cuelloCuándo consultar a su médico

  • El dolor de cuello persiste durante más de tres días o reincide.
  • Sufre de dolor de cuello después de una caída o accidente.
  • El dolor irradia del cuello hacia los brazos o piernas.

Siga sus instintos y podrá llegar a algo. Pero si deja que su cuerpo siga su barba cuando se sienta, se levanta o camina, probablemente tendrá dolor de cuello.

Si anda por ahí con los hombros caídos y la barba clavada, su cabeza no puede balancearse apropiadamente en su cuello. En vez de eso, los ligamentos y otros tejidos suaves de su cuello tiene que trata casi con 9 kilogramos de peso distribuido inadecuadamente, definitivamente es la forma inadecuada de usar su cabeza.

Creemos que el gran problema con el cuello y el resto de la columna es que las articulaciones se mantienen en una posición extrema durante un período largo y que ese estrés y tensión eventualmente conducen al dolor.

Varias estructuras de su cuello pueden producir dolor. Un disco roto (una de las almohadillas elásticas, en forma de dona, que están entre las vértebras) pueden casar dificultades. Lo mismo sucede con los problemas de los músculos, las articulaciones o los ligamentos del cuello. Cualquiera de ellos puede lastimarse por alguna lesión. El más común, de latigazo, sucede generalmente cuando un auto se detiene de pronto, lo que hace que el cuello se mueva bruscamente hacia adelante y hacia atrás. La degeneración gradual de cualquiera de las estructuras en el cuello por la edad o el uso prolongado, también pueden causar dolor en el cuello.

Alivio del síntoma

Colocado sobre la espalda, su cuello lastimado puede parecer como una isla de dolor dentro de él. Pero de hecho, su cuello responderá a muchos de los mismos tratamientos que existen para aliviar el dolor de la parte baja de la espalda. Sin embargo, hay remedios específicos que pueden ayudar a  aliviar rápidamente el dolor de cuello.

Póngale collar al dolor

Algunas personas informan que los collares cervicales, disponibles en tiendas de suministros médicos y algunas farmacias, pueden darle alivio temporal al mantener su cuello inmovilizado. Pero no es conveniente mantener el cuello inmóvil por mucho tiempo. Usar un collar cervical más de un par de días puede debilitar los músculos del cuello, haciéndole susceptible a lesiones futuras. Si el dolor persiste por más de tres días, acuda con un fisioterapeuta o con el médico.

Espere a que se vaya

Las investigaciones muestran que de 80 a 90% de las personas que sufren de dolor de cuello y eligen no hacer nada, terminan sin dolor al cabo de dos o tres días.

Mejore su postura

La mala postura no es sólo cómo se sienta y se para. Es cómo sostiene el cuerpo mientras funciona: moviéndose, sentándose, parándose, doblándose, alzando, jugando al golf, etc. Es cómo sostiene su cuerpo mientras está activo o inactivo. Y la mala postura al sentarse, es la más inofensiva de todas.

Piense en su cuello como si fuera un soporte de golf y su cabeza como una pelota de golf. ¿Qué pasa si el soporte se inserta en un ángulo de 30 grados? Observe cómo las personas sostienen sus cuellos. ¿Qué evita que sus cabezas se caigan? Todos los músculos y ligamentos bajo esa tensión. Para mantener la buena postura siéntese bien y derecho, eleve el pecho, baje ligeramente la barba y jale su cabeza hacia atrás de tal forma que sus orejas estén directamente sobre sus hombros, no frente a ellos.

Si sufre de accesos repetidos de dolor de cuello, pida a su médico que evalúe su postura y, si es necesario, le recomiende a alguien que le pueda dar entrenamiento de cómo mejorar su postura.

Controle esa tos

Si acentúa su tos y estornudos torciéndose y regresando como un orgullo lanzador de béisbol, dése por advertido: puede lesionar su cuello. Mejor tosa o estornude mientras mantiene una buena postura, o aun mientras inclina su cabeza y cuello atrás ligeramente.

Sostenga el teléfono

En vez de mantener el teléfono entre su cabeza y hombro que puede dañar los tejidos suaves de su cuello y los músculos de la parte superior de la espalda, sostenga el teléfono con la mano. O mejor aún, cómprese un auricular de diadema o un teléfono con bocina. Cuando sostiene el teléfono así, está alterando la postura y cambiando la actitud de su cabeza y cuello en forma anormal.

Consiga un atril para copiar textos

En vez de torcer el tronco y cuello para leer un texto mientras lo mecanografía en su computadora, instale un atril para copiar textos que se adapte pegado a la pantalla. Probablemente sea una de las mejores herramientas que pueda tener.

Verifique la almohada

La almohada equivocada es una causa común de dolor de cuello. Pero más que tomar el consejo de otra persona, encuentre una que le mantenga a usted libre de dolor. Las rellenas con cáscaras de cebada pueden moldearse para brindarle soporte en el cuello mientras duerme. Pero cualquier almohada cervical que le brinde apoyo a los ligamentos del cuello puede ser muy útil. Sobre todo, evite las almohadas que empujan su cabeza hacia arriba.

Consiga un rollo

El rollo cervical lo encuentra en casi todas las tiendas de suministros médicos y está diseñado para deslizarse bajo su cuello mientras duerme, reduciendo la tensión sobre las articulaciones del cuello.

Ejercicios para prevenir el dolor de cuello

Todos saben que el ejercicio fortalece los músculos y aumenta la flexibilidad. Hasta el ejercicio suave ayuda a lubricar su cuello y a acelerar los nutrientes hacia el área. He aquí unos ejercicios que son particularmente útiles.

Giros de cabeza

Mueva la cabeza hacia arriba y abajo, bajando poco a poco la barba hasta el pecho y después regresando con lentitud hasta una posición normal. Repita 10 veces. Después, gire lentamente la cabeza del lado izquierdo hacia el derecho y después regrese. Repita 10 veces. Luego voltee lentamente su cabeza de lado a lado y regresando a la  posición normal. Repítalo 10 veces también. Haga estos ejercicios libres de dolor. Nos e fuerce y no se preocupe si escucha crujidos. Muchas personas no mueven normalmente las articulaciones del cuello a diario, sin embargo, es una buena terapia.

Presiónelo

Coloque la palma de la mano contra la parte posterior de la cabeza y presione con suavidad mientras ofrece resistencia con la cabeza. Sostenga hasta la cuenta de 10. Repita con su palma sobre la frente. Ahora coloque la palma de su mano derecha sobre la parte derecha de la cabeza y presione, resistiendo una vez más el movimiento con la cabeza. Repita al lado izquierdo. Haga estos ejercicios una vez al día.

Diga no al giro

Girar la cabeza alrededor formando un círculo, como hacen muchas personas para “aflojar” los músculos del cuello, de hecho puede causar más daño. Evítelo.

Recomendar y compartir



Temas relacionados


Articulaciones (Dolor en las)

Hay más de 100 clases de artritis, incluyendo gota y artritis reumatoide. Pero el tipo que con más frecuencia causa dolor articular es la osteoartritis, que a veces se le llama padecimiento del deterioro.

Articulaciones hinchadas

En vez de que la articulación se sienta firme, como de costumbre, está suave e hinchada. La articulación recién lesionada se hincha por una pequeña cantidad de sangrado interno que estira la piel y los tejidos circundantes.

Articulaciones inflamadas

La causa más común y probable de inflamación de articulaciones es la artritis. El tipo más frecuente de artritis es la osteoartritis, que produce pequeños desarrollos llamados espolones en la parte ósea de la articulación. Estos espolones se incrustan en los músculos de alrededor, en los tendones y ligamentos, causando irritación e inflamación.

Articulaciones que crujen

Si sus rodillas crujen, no es motivo de preocupación. Puede haber razones por las cuales sus rodillas crujen, pero ese no es necesariamente un signo de que algo ande mal.

Articulaciones rígidas

La mayor parte del tiempo, la rigidez de las articulaciones se relaciona con los cambios normales de la edad y no es un síntoma de que la artritis esté a la vuelta de la esquina.