Audición de voces

La audición de voces puede ser un síntoma serio de psicosis o deterioro neurológico. No debe ser tomado a la ligera.

Audición de vocesCuándo consultar a su médico

  • Vea a su médico siempre que escuche voces imaginarias.

Todos hablamos con nosotros mismos. Si usted tira un plato de comida en una fiesta, quizá piense para sí, “qué tonto soy”. Pero sabe que tiene un problema médico si una voz misteriosa responde en su cabeza “sí, lo eres”.

La audición de voces puede ser un síntoma serio de psicosis o deterioro neurológico. No debe ser tomado a la ligera.

Algunos médicos sospechan que las voces imaginarias son, de hecho, los pensamientos más íntimos de una persona, quien por alguna razón desarrolla un patrón distinto que la persona identifica como una voz o voces separadas.

Cuando las personas con enfermedades mentales serias escuchan voces, creen que las voces son reales. Le dirán: “Hay una voz que me dice que debo matarme” o “Hay un hombre diciéndome que mate a mi madre”. No piensan que sea una alucinación, creen que deben hacer lo que dice la voz.

Con mayor frecuencia la audición de voces es un síntoma de esquizofrenia, una seria enfermedad mental que generalmente aparece en los primeros años de la madurez. Pero también puede ser signo de una manía, de enfermedad de Alzheimer, depresión o abuso de drogas o alcohol. Por otra parte, podría ser algo tan simple como un aparato auditivo defectuoso o el efecto secundario de un medicamento.

Algunas personas, en especial cuando están profundamente deprimidas o sólo al quedarse dormidas, pueden escuchar voces llamándolas por su nombre. Los médicos aún no saben lo que ocasiona ese fenómeno, pero  lo consideran inofensivo.

Alivio del síntoma

Si escucha voces regularmente debe consultar a un médico lo antes posible. Después de un examen médico completo, su médico podrá determinar si requiere ver un psiquiatra, quien talvez prescriba medicamentos anti-psicóticos o antidepresivos. Por otra parte, su médico podría ayudarle a domar las voces en su cabeza con unos cuantos remedios sencillos.

Evalúe sus medicamentos no psiquiátricos

El escuchar voces puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos, incluyendo anti-convulsivos. Haga una lista de todos los medicamentos que está tomando actualmente, por prescripción y de los que no requieren receta; pregunte a su médico si cualquiera de estos medicamentos solos o en combinación podrían estar causando su problema.

Sintonícelo

Aunque es muy raro, los médicos han encontrado que algunas personas que usan aparato para escuchar y que informaron sobre la audición de voces, de hecho estaban recibiendo transmisiones de estaciones cercanas de radio, a través de sus aparatos. Si usted utiliza un aparato auditivo y cree escuchar voces, pida a su audiólogo que revise su aparato para ver si funciona adecuadamente.

Recomendar y compartir



Temas relacionados


Alucinaciones

Una alucinación puede variar, desde un relámpago de luz o color, hasta la visión clara de personas, animales o plantas. Son una señal de advertencia importante de que una persona puede tener un problema de salud mental.

Ansiedad

Algún nivel de ansiedad probablemente es saludable, lo motiva a levantarse a hacer algo. Pero cuando el revoloteo se siente más como una tormenta y usted está atrapado en un ciclo de temores que no ceden con facilidad, su ansiedad se ha vuelto un problema.

Audición (Pérdida de la)

Hay un factor que asegura la pérdida auditiva mucho antes de que se presenten los problemas de la edad. Y es la exposición continua al ruido.El daño por ruido se produce tanto por la intensidad del sonido, como por la duración de la exposición.

Delirio

El delirio llega como una niebla densa que se eleva en el aire frío de la noche. Envuelve su mente en un mar de confusión, donde todos nos parecen extraños. Usted no sabe dónde está o qué día es.

Depresión

Si tiene baja autoestima o el estrés lo sobrepasa fácilmente, quizá también puede ser propenso a la depresión. La depresión también puede tener una causa física. Los investigadores han encontrado que muchas personas con depresión mayor también padecen algún desequilibrio de algunas sustancias químicas en el cerebro.