Callos

¿Qué ocasiona los callos, esas pequeñas protuberancias amarillas grisáceas, con apariencia de ampollas, en los dedos de sus pies? La presión constante y la fricción entre la piel y el calzado.

Callos¿Qué ocasiona los callos, esas pequeñas protuberancias amarillas grisáceas, con apariencia de ampollas, en los dedos de sus pies? La presión constante y la fricción entre la piel y el calzado.

A medida que el zapato frota la parte superior de sus dedos, la piel se engruesa y se endurece para amortiguar el castigo. Con los años, la piel muerta se moldea en un montículo llamado callo duro, que puede ser doloroso.

Si tiene más de un callo duro, quizá tenga un dedo en martillo, que es una contracción que jala el dedo hacia arriba, en una posición flexionada, forzando el roce con el zapato.            

Los callos suaves, crecen entre los dedos, son causados cuando dos huesecillos son forzados a rozarse. La fuerza la ejerce el calzado ajustado.

Alivio del síntoma

Si prefiere mantener su callo guardado, intente estos tratamientos.

Despójese de los zapatos

Es obvio que no puede dejar de usar zapatos completamente, pero trate de quitárselos con la mayor frecuencia posible. Eso seguramente le ayudará a evitar cualquier incomodidad.

Compre zapatos que le queden

Asegúrese de que su zapato sea amplio en la parte donde van los dedos; lo que significa que haya espacio suficiente desde la suela del calzado hasta la parte superior, para que sus dedos se acomoden confortablemente, incluyendo cualquier callo o dedo en martillo que ya tenga. En tanto no se ejerza presión directa sobre la parte superior del pie, no tendrá problemas con irritaciones o callos.

Ponga su callo en un salvavidas

Puede aliviar temporalmente el dolor producido por los callos, usando las almohadillas especiales con forma de dona. Las venden en cualquier farmacia; la mayoría de las no medicadas tienen un adhesivo en la parte posterior y un agujero al centro que embona directamente en el centro del callo. La almohadilla quita la presión del callo, o al menos la reparte.

Remójelos y páseles piedra pómez

Después de remojar los pies en agua tibia durante 20 ó 25 minutos y aplicar un poco de aceite para bebé directamente sobre el callo, tome una lima o una piedra pómez y frote con cuidado para eliminar varias capas del callo. No use una navaja de afeitar. Recuerde, usted no intenta retirar el callo totalmente, sólo está dejando espacio entre su callo y el zapato. Aplique una almohadilla protectora para callos después del procedimiento.

Cuidado con los ácidos

Los ácidos tópicos y tratamientos de emplastos que se compran sin receta médica para tratar los callos no son recomendables. Muchos podriatras consideran que no son seguros y pueden causar infecciones. Las personas con diabetes o problemas de circulación no deben usarlos en absoluto. Pero si los llega a usar, siga las indicaciones con cuidado, pues si aplica mucho ácido o lo emplea inadecuadamente, puede quemarse la piel sana.

Visite a su médico

Si está poco dispuesto a usar su propia piedra pómez, su médico o podiatra pueden remojar sus pies brevemente en una tina de agua con masaje para suavizar los callos y retirarlos por usted.

Temas relacionados

Ampollas

Las causas de la mayoría de las ampollas son obvias, aunque hay otras causas que son más oscuras; por ejemplo las reacciones a medicamentos, incluyendo antibióticos, diuréticos y analgésicos, pueden ocasionar ampollas en cualquier parte o en todo el cuerpo.

Callosidades

Una callosidad es un escudo generado por la propia piel, como una forma de defenderse ante alguna presión. Y ese escudo realiza un buen trabajo.

Cojera

Una anomalía que se observa con frecuencia es la diferencia en el largo de las piernas. La cojera se desarrollará frecuentemente porque una pierna mide un poco menos que la otra. Pero en algunas personas sólo hay una discrepancia aparente en el largo de las extremidades.

Cuero cabelludo (Comezón en el)

Puede haber desarrollado una enfermedad en la piel como soriasis seborreica, acompañada del hongo que obliga a la piel a crecer con más rapidez de lo normal. La sobreabundancia de piel, en turno, alienta un desarrollo excesivo del organismo que ocasiona la comezón.

Dedos con deformidad

Esos nudillos protuberantes y abultados son sólo una señal del paso del tiempo y la osteoartritis que inevitablemente surge al envejecer las articulaciones.

Dedos del pié (Cambio de color en las uñas de los)

Aunque puede ser fea, lo negro de su uña no es más que sangre seca que se ha acumulado debajo de ella. Nada peligroso. Nada permanente. Y con un poco de terapia y paciencia, estará corriendo nuevamente muy pronto.